+34 972 727 395 Móvil 650 417 482
info@lacasassaderibes.com
Ctra. Campelles, Km. 3 Ribes de Freser
Apartamentos La Casassa de Ribes

La Casassa de Ribes

NOVEDAD! POSIBILIDAD DE ALQUILAR TODA LA CASA RURAL COMPLETA, con una capacidad para 24 personas repartidas en 4 apartamentos. Informate al 650417482.

La Casassa de Ribes es una masía catalana del S. XVII situada en Ribes de Freser (El Ripolles), un lugar privilegiado en el Valle de Ribes. Ofrece cuatro apartamentos de lujo y acondicionados con el máximo confort con servicios de alto nivel comparables a un hotel de cinco estrellas. Con extensos jardines para pasear y disfrutar del entorno, rodeada de prados y con la montaña del Taga como escenario de fondo. Venid y disfrutad de vuestra estancia en el Valle de Ribes.

Organizamos bodas,comuniones y fiestas familiares.


Servicio de comidas desde alojamiento y desayuno hasta media pensión(desayuno y cena).

En la masía La Casassa de Ribes de Freser puede elegir para alojarse entre cuatro apartamentos de lujo de cuatro, seis u ocho plazas con galería privada en tres de ellos. Disponen de servicios de alto nivel comparables a un hotel de cinco estrellas. Los apartamentos disponen de chimenea, DVD y equipo de música, cocina totalmente equipada, habitaciones con TV de pantalla plana, ADSL y conexión WiFi, escritorio con ordenador e impresora, baño con columna de hidromasaje y espejos anti-vaho. La sala del Forn, una sala privada para reuniones y celebraciones familiares, almuerzos y cenas.

Breve historia de La Casassa

Esta casa se encuentra situada al milenario lugar de Pedrera, donde hacia el año 1000, según la documentación, había un pequeño núcleo habitado compuesto de varias casas de payés. El paraje revistió una importancia ciertamente excepcional en la zona hasta hasta el punto de servir para denominar todo el valle de Ribes que, en los textos anteriores al año 1000, se llama valle Pedrera.

Durante la época feudal fueron señores de las masías aquí establecidos los canónigos de Urgell y los monjes de los monasterios de San Juan de las Abadesas y Ripoll.Con la liberación de las servidumbres feudales  a partir del S. XVI, la familia Camps, acomodada familia de notarios y funcionarios de la veguería de la Villa y Valle de Ribes,   tuvo una gran presencia. Ya en el siglo XVIII, la familia Capdevila, después Montagut, propietarios del Balneario del mismo nombre, adquirieron varias propiedades de Pedrera y construyeron La Casassa, quizá sobre los fundamentos de algún caserío ya existente.

De hecho se sabe que se aprovechan rocas de la casa Camps que se levantaba unos metros más abajo de la Casassa.

Los Montagut alquilaron casas y campos adyacentes a la familia Roma que ya en el S. XX se convirtió en propietaria.

La agricultura, pero, sobre todo la ganadería, ha sido la base de la vida de esta casa. Un hijo de la casa, Nicolás Roma Tubau, asesinado en 1936 en la revolución que siguió al estallido de la Guerra Civil, aplicó sus estudios agrarios para mejorar los cultivos, practicando imaginativos combinaciones como la tomatera que daba también patatas. En el sector ganadero, la Casassa introdujo en el Valle de Ribes la vaca holandesa blanca y negra que era una gran productora de leche. La Casassa tenía un gran rebaño de ovejas, unas 800, que pasaban el invierno en La Garriga y que el verano subían en el Valle de Ribes en pastos que la Casassa debía alquilar por no tener montaña propia como ocurría con otras casas del valle.

La explotación agraria y ganadera de la Casassa termina los años 80 del siglo XX con la jubilación de Mercè Roma. Ramon Roma de la Iglesia, Sobrino de la última habitante de la casa e hijo del del hermano de ésta, Joan Roma y de María Teresa de la Iglesia, y su esposa Concepción Lara Orriols, y sus hijos Ana y Marc , todos ellos con la voluntad de dar continuidad a la milenaria historia del lugar, han comenzado el año 2005 la restauración de la Casassa, para que ésta y su vecindario continúen aportando riqueza, prosperidad y vida en el Valle de Ribes ahora desde del turismo rural. Hoy, pues, comienza una nueva etapa en la que los visitantes podrán disfrutar de un lugar único cargado de historia y tradiciones que entroncan con los orígenes del valle de Ribes.

Por Miquel Sitjar i Serra.